Su apariencia es brillante con poros dilatados bastante visibles y a menudo presencia de granos, barros y espinillas, posee una textura gruesa y en general es más resistente que la piel seca.