Presenta un equilibrio en la cantidad de grasa, es común entre los niños y jóvenes hasta los doce años; los porros son poco perceptibles y posee una textura suave, lisa y uniforme, su aspecto tiene un brillo natural y firme.