Su apariencia es opaca, tirante, sin brillo, poros poco perceptibles, tiene textura fina con zonas enrojecidas, tiende a irritarse con facilidad y es propensa a presentar líneas de expresión finas y numerosa.